9.25.2017

Basado en hechos reales

Me faltan adjetivos para describirte, y es que eres diez mil veces más complejo
que los juegos de ordenador con los que me entrenaron para la vida.
En los peores sueños pienso en olvidarte y acabo recordando el olor de tu pelo,
los chorros de sudor por la cama y mi completa dependencia de tus manos en mi cara.
Ojalá existiese un idioma más exacto que el de palabras con que describirte tu aura,
y ese sabor a té amargo y fresco que se desprende de tus jadeos,
que te seca la boca, acompañado de una cálida oleada interior.
He de confesar, que la subjetividad de nuestras acciones en cuanto a magnitud
es uno de tus mayores y mejores encantos,
que no hay drama grande, sino pensadores limitados.
Préndeme este incienso, hoy podemos llegar a un universo paralelo.

9.17.2017

Abismos celestiales

Sus pupilas que cautivan entre miles de cenizas,
dos pozos sin fondo, con vistas al horizonte
de los incomprendidos.
Esos dos pequeños puntos negros
capaces de fumar la distancia en forma de billetes de tren.
Esa terrible forma de dar los buenos días
y curar cada herida
como si de un don natural se tratase.
Espejos de realidades inalcanzables,
por las que se podría recorrer el universo.
Reflejos de filias que antes consideraba fobias,
reflejos de historias nunca escritas.
Sus pupilas, aunque aparente, que están vacías.

9.11.2017

Fundición

Te hablo de mi poesía,
últimamente eres ella,
por mucho que te lo diga
no ves la metáfora impuesta.
Te digo que contigo iría
a la cola del médico,
a pasar las esperas
hasta que nos diga
que padecemos melancolía crónica.
Quiero que me ayudes a ser constelaciones nuevas,
brillar en el universo
con aquello que no explota hacia fuera,
con vivos que no conozco
y nuevos poemas.
Eres una experiencia
con colonia de aventura sureña,
un tópico de sentimiento
utópico de cabeza.
Demasiada piel para no ser mordida.
Remodelemos el paradigma
ahora que nuestra fuerza resuelta
juega con permitir las expectativas.
Explotemos a la par
como en esas películas
en que fuego y mar
se funden por azar.

9.06.2017

Veranos y otros cambios

Las estrellas fugaces caen,
pero no chocan,
y que me miras
con ese miedo tras tus corneas;
tú, que me has enseñado a verlas
poco a poco, pero sin demoras,
sin promesas de futuros tras las modas.
Puedo decir que no quiero,
más que contigo pasar horas.
Será incierto el futuro,
habrá alcohol y drogas,
pero nadie se sentirá
como yo ahora.
Y creeme si te digo,
nunca en vano,
eres más que un amigo,
quiero tenerte en todos mis orgasmos.